Reputación online

Una mala decisión en la red puede desembocar un proceso de denigración social que puede resultar fatal a corto y largo plazo.

El poder de internet comienza a alcanzar cotas inimaginables y a crecer en todos los ámbitos de nuestra vida. Ya no sólo ocupa gran parte de la vida personal de una persona, profesionalmente ha comenzado a ganar terreno a nuestra privacidad poniendo en bandeja a la esfera pública todo tipo de acciones que pueden pertenecer, o no, a tu vida privada.

Ahora, una mala decisión en la red puede desembocar un proceso de desprestigio de una marca, demonización de una persona o incluso la destrucción de una empresa, por lo que intentamos ganarnos una reputación online que nos proteja de las críticas, de la opinión de los consumidores en el caso de una marca o de escándalos incontrolables que pueden llevarte a perderlo todo.

La era digital nos ha convertido en servidores del público, y ya no sólo las empresas o personajes públicos, los hay quienes ‘limpian’ sus redes sociales antes de buscar trabajo, y ya son varios los estudios que afirman que los empleadores suelen recurrir a la red para buscar información sobre los futuros empleados.

Asimismo, las empresas, los políticos y los famosos gestionan su credibilidad, fiabilidad, moralidad y coherencia como una construcción social que tiene efectos positivos o negativos sobre la esfera pública y pueden tener su imagen online comprometida. Cuando estos resultados son positivos tu reputación online gana, pero si son negativos puede desencadenar unas causas fatales para el expuesto.

Por ello, la reputación online requiere de un cuidado especial y un mantenimiento adecuado que pueda cuidar su imagen porque, en la actualidad, cualquier mención, acción o intención puede tener una gran exposición con consecuencias que pueden dañar su presente e incluso repercutir en su futuro en un periodo de tiempo muy corto.

Valoraciones y monitorización

Tal es la importancia de imagen de una marca o la reputación de una persona que se han creado sistemas online que son capaces de crear una reputación online a través de valoraciones o de sistemas de monitorización de tu ámbito online.

Algunas empresas ya utilizan estos métodos para exponer a sus usuarios a una reputación online que les puede favorecer o no. Es el caso de empresas de venta directa como Ebay o Wallapop, donde se puede valorar a los compradores y vendedores, criticarlos o alabarlos en función de cómo hayan actuado.

De otra manera, se puede rastrear el clima de opinión alrededor de un tema, una marca o una persona para poder investigar su reputación online a través de comentarios, tipologías dominantes y actitudes valorativas de la esfera pública. En este punto, las redes sociales adquieren mayor protagonismo por su inmediatez e impacto social.

En la actualidad ya no podemos dejarnos llevar o descuidar nuestra imagen, y en casos de alto perfil se debe contratar servicios de gestión de reputación online que sean capaces de mejorar y expandir su huella digital, crear contenidos web que mejoren su imagen y de organizar una estructura que proteja e inmunice de futuras amenazas.